Herramientas Email Marketing

Marcos Séculi

¡Muy buenos días lectores! El post de hoy es algo especial y diferente a lo que estáis acostumbrados a encontrar por mi blog, y es que hoy quiero contaros la experiencia personal que estoy viviendo al migrar mi blog del .es al .com y lanzar, por fin, mi negocio digital.

Durante 3 largos años he estado investigando trucos y publicando contenido relacionado con Instagram en mi tiempo libre.

Encontrar el momento para tirar un negocio adelante entre las más de 8 horas que trabajo cada día para otra persona, las actividades que practico por las tardes, cuidar de una casa y disponer de tiempo para hacer planes con mi pareja, no es tarea fácil.

Gracias a las nuevas tecnologías y automatización de procesos puedo ahorrar mucho tiempo de tareas rutinarias y centrarme en desarrollar nuevas guías sobre Instagram, investigar o simplemente leer y aprender sobre esta red social.

Una de las herramientas que más uso es Mail Relay. A pesar de que existen infinidad de programas de correo masivo, es la que más me ha gustado, después de probar MailJet, MailChimp y alguna más que ahora no recuerdo.

Lo que más me llamó la atención de esta herramienta de email marketing es que permite hasta 75.000 emails gratis. Se supone que si envías más de 75.000 emails es porque estás ganando dinero con tu blog, por que lo debería suponerte mucho esfuerzo contratar uno de sus planes.

De hecho, como os contaba al principio del post, voy a empezar a captar leads con la descarga de las guías de Instagram y lo que quiero es integrar Mail Relay con una de las mejores plataformas de captación de leads, y seguidamente usar la plataforma de correo masivo para impactar a los usuarios y generar ingresos de forma pasiva.

Integración Mail Relay

Os iré contando poco a poco como va la integración. De momento voy a seguir disfrutando de las vacaciones que todavía me quedan algunos días.

Lo que quiero transmitir con el post de hoy es que debemos externalizar todos los procesos que no dominemos para centrarnos únicamente en lo que sabemos hacer. Confiar en otras empresas y autónomos para el desarrollo de nuestro negocio es crucial para el éxito.

A pesar de ello, debemos aprender a delegar pero jamás transmitir responsabilidades.

Por ejemplo, un caso muy cercano me contaba que contrató a un contable pero éste no le recomendó la mejor forma de hacer una determinada tarea. Al cabo de los años se dio cuenta que podría haber ahorrado una muy alta cantidad de dinero al destinar un poco cada mes.

En este ejemplo real el contable hizo su trabajo de la mejor forma que supo. La responsabilidad era del dueño del negocio por no haber preguntado.

¿A vosotros os ha pasado alguna situación parecida relacionada con la externalización de tareas o subcontratación de servicios?

Un abrazo!