¿Qué es el precio objetivo de una empresa?

Precio Objetivo Empresa

Los precios objetivos son los que la empresa se fija como meta a alcanzar. En este sentido, la palabra objetivo no tiene la acepción de rigurosidad, la contraria a subjetivo, sino que es un propósito hacia el que luchar.

De algún modo, se puede señalar que el precio objetivo es sinónimo de target. En términos económicos, este concepto se puede definir como lo que el analista cree que es el verdadero valor de un título. Otra forma de denominarlo es valor intrínseco.

El precio objetivo suele ser distinto al precio del mercado actual del valor, en este caso la empresa. Un ejemplo claro, aunque con acciones, es que una empresa cotice a 35 dólares por acción y como precio objetivo se le asigne un valor de 42 dólares.

A este concepto se llega tras un análisis previo de la compañía, por tanto, en él se incluye el coste de la empresa, de sus acciones, en caso de que se cumplan las premisas con las que se ha realizado el análisis.

¿Cómo fluctúa el precio objetivo?

En términos generales, si el precio objetivo está por encima del precio real de cotización, esto implica un potencial de revalorización. Es decir, se dan las circunstancias para que la empresa siga creciendo.

Los inversores comprarán acciones de la empresa porque consideran una buena inversión. El efecto contrario ocurre cuando el precio objetivo está por debajo de la cotización real. De este modo, este concepto económico, del que podemos conocer más en Economipedia, sirve para hacer una estimación de lo que debería valer una acción o una empresa.

Los precios objetivo han de fijarse siempre como simples recomendaciones u opiniones, pues cualquier información sobre la empresa hace que estos valores fluctúen. Considerar el precio objetivo como parte del análisis de inversión y la toma de decisiones es algo que puede ser positivo, pero no siempre es necesario.

De hecho, los inversores no toman este parámetro como algo relevante a largo plazo, al menos aquellos que operan con una estrategia de comprar y mantener. El precio objetivo, o valor intrínseco, suele fijarse para periodos de aproximadamente un año.

¿Cómo calcular el precio objetivo?

No hay una única fórmula para calcular el precio objetivo. La respuesta no es universal, ni objetiva, aunque resulte paradójica. Existen tantas posibilidades como analistas fundamentales. El ratio precio/ganancias-crecimiento, el ratio precio/dividendos o el ratio precio/ventas son varias opciones.

A su vez, en ocasiones ni siquiera basta con un solo cálculo de este tipo, sino que se tienen en cuenta distintas combinaciones. Lo que sí parece claro es que cuando el precio objetivo es menor que el precio de mercado, la empresa, en este caso sus acciones, están sobrevaloradas, y tocará vender, deshacerse cuanto antes de esta participación.

La opción contrapuesta es que el precio objetivo sea menor que el de mercado, luego es más rentable comprar. Con ejemplos numéricos todo esto se ve más bien. Si el precio objetivo de una acción es de 1 euro, pero en el mercado esa acción cotiza a 2 euros, la empresa está sobrevalorada, al accionista le interesa vender ya que sacará buenos réditos.

El caso contrario es que el valor objetivo de la acción sea de 2 euros, y en el mercado solo alcance 1 euro. Aquí la mejor alternativa es comprar, pues se espera que este valor mercantil siga creciendo, y por tanto, la inversión se vuelva más atractiva.

¿Qué utilidad tiene este concepto financiero?

El precio objetivo, cuando se compara con el valor real de esas acciones en el mercado, ayuda a conocer cuál es el precio justo, o mejor dicho si esa empresa está valorada o infravalorada. No obstante, también hay que tener en cuenta que los analistas van variando este valor en función de la evolución de la cotización en Bolsa.

Si el gran selectivo sube, los precios objetivos también lo harán. Si baja la Bolsa, estos precios hacen lo propio. Al final, este parámetro es solo uno más a tener en cuenta, no hay que ofrecerle más importancia de la que realmente tiene.

La decisión sobre invertir o no en una empresa debe estar bien asentada en análisis que incluyan el precio objetivo, la situación actual de la empresa y sus perspectivas de futuro y la experiencia en el mercado del propio inversor.

Picture of Marcos Séculi
Marcos Séculi
Me encanta crear, probar y aprender cosas nuevas, sobre todo en el mundo digital. Llevo creando y monetizando páginas web en WordPress desde 2013. Actualmente estoy especializado en SEO para WordPress y en el desarrollo de páginas webs escalables para mis clientes. He trabajado en agencias, consultorías y también como freelance.

⬇Haz esto y protege tu cuenta de un hack de Instagram⬇

⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️

⬇Secretos de una cuenta de Whatsapp⬇

Marcos Banner

¡Hola, soy Marcos!

👨🏻‍💻 Nómada digital y emprendedor desde 2013.

🚀 Conozco y comparto todos los trucos sobre Instagram.